En el año 1991 tuve oportunidad de leer la obra de una religiosa mística que vivió  hace cinco siglos.  
El impacto de esa lectura me motivó a escribir unas reflexiones, las cuales,
aún después de tantos años, deseo compartir hoy con ustedes.

  El autor de este relato desea mantener en reserva su identidad.

 DECENA DE PREPARACIÓN PARA EL 

NACIMIENTO

DE JESÚS EN

MI CORAZÓN

Dedico esta página a mi dulce caramelito, con sincero amor y profundo agradecimiento. Eres el regalo de Dios para mi vida, escogido y reservado desde toda la eternidad. Complemento perfecto, compañía que anhelé en silencio toda mi vida, aún entre lágrimas y agudos dolores del corazón. El inescrutable designio de Dios nos cruzó por el camino y marcó con su perfume de amor el camino del plan de amor para tí y para mí. Después de años de sufrimiento, soledad, vacío existencial y cruel desesperanza, el Señor me ha regalado la dulzura de tu amor. Dios te bendiga siempre mi tesoro. Quiero honrar ese designio divino y estar a la altura de tan generosa bondad. Así como has sido, por voluntad de Dios, luz y calor para mi entumecido corazón, de la misma manera pido al Señor que esta página sea luz y calor para tantos corazones atormentados, abatidos y sin esperanza, necesitados del toque amoroso de Dios.. Dios te bendiga siempre mi tesoro.!



Cree un sitio web gratuito con Yola.